Orihuela da a conocer el programa de resistencia microbiana WebResist a otros expertos

10 de enero de 2017 a las 12:48  

El medico especialista en Medicina Preventiva, el doctor José María López Lozano, del Departamento de Salud de Orihuela acude al hospital Virgen de la Macarena de Sevilla para exponer el proyecto WebResist y sus nuevos avances a un grupo de trabajo pionero a nivel nacional.

El grupo de trabajo, dirigido por el doctor Jesús Rodríguez Baño y que desarrolla actividades para racionalizar el uso de antibióticos en los hospitales y centros de salud ha querido conocer los objetivos del programa WebResist, que coordina el doctor José María López Lozano y en el que trabajan con otros investigadores de distintos hospitales extranjeros y nacionales.

El programa WebResist tiene como objetivos conocer la flora bacteriana de cada hospital, centro de salud y otros espacios sanitarios, predecir la resistencia esperada en cada microorganismo frente a cada antibiótico, estimar y cuantificar el impacto del uso de antibióticos sobre la resistencia, lo cual permite decidir la estrategia antibacteriana a nivel local partiendo de datos elaborados. Gracias a estos datos se han creado guías antimicrobianas empíricas, dinámicamente actualizadas. Con esta información crucial el Proyecto WebResist aglutina una red de hospitales que comparten sus datos y experiencias. “Esta investigación proporciona la información necesaria para desarrollar una política de uso de antibióticos sobre una base científica”, ha señalado el doctor López Lozano.

Asimismo, el doctor López Lozano ha trasmitido los últimos avances del programa que versa sobre un nuevo enfoque de la relación en el uso de antibióticos y que han sido publicado recientemente en el Lancet Infectious Diseases y en el BMJ Open. Se trata de contrastar la hipótesis de que, en muchos casos, esta relación no sería lineal, continua, uniforme, sino que dependería de la cantidad de antibióticos usados en un determinado contexto, hospital, estructura de primaria, etc. “Centrándonos en los antibióticos, si fuera cierto nuestro planteamiento, los antibióticos se podrían utilizar por debajo de un cierto umbral sin que se generara resistencia, como problema de grupo, no a nivel de paciente, mientras que, por encima de ese umbral se desencadenaría el problema de la resistencia”, ha destacado el especialista en Medicina Preventiva.

Una vez detectado el umbral correspondiente, si existe, se podría racionar el uso de ciertos antibióticos en cada servicio hospitalario, de manera que no se alcanzara ese umbral crítico. “De este modo, en teoría, podríamos utilizar la mayor parte de los antibióticos disponibles sin agravar el problema de la resistencia. El interés actual es obvio en un escenario en el que ya, apenas, se investigan nuevos antibióticos y es necesario racionalizar el uso de los que disponemos”, ha concluido el investigador